sábado, 16 de julio de 2011

El suicidio como ejemplo supremo de libertad individual

 “Yo soy de los que creen que el ser humano está condenado de antemano a la derrota, a la derrota sin apelaciones, pero que hay que salir y dar la pelea y darla además de la mejor forma posible, de cara y limpiamente, sin pedir cuartel (porque además no te lo darán), e intentar caer como un valiente, y eso es nuestra victoria” Roberto Bolaño

Tengo miedo. Ya no le creo a Bolaño. No creerle es entregarse a la derrota y ya no ver en ella el desafío. Quedarse sin ganas. Con la pura muerte al lado, ya sin retardar la condena, ya sin aplazar su abrazo y su llamado. Querer morir es silenciar las imágenes y caer en la pura conciencia del presente, en su absoluta presencia. Absolutamente abierta, absolutamente cerrada: puro presente sin brazos que abracen un futuro que es puro deseo, solo deseo, nada mas que deseo, hambre, ausencia...presente abierto a si mismo que es pura cerrazón. El presente puro es el fin del deseo. Sin deseo no hay dolor: muy zen? No, muy suicida...ya no tengo donde mirar imágenes para construir una continuidad, un tiempo...
Los desafío, querida comunidad de desahuciados,  a que me ayuden construir razones para no pensar que el suicidio es el único lugar habitable,absteniéndose de respuestas metafísicas y religiosas, ilógicas, de sentido común, de libro de auto-ayuda, demasiado predecibles, o que apelen a la imaginación en algún sentido...

13 comentarios:

  1. Creo que el deseo de morir es algo intrínseco a la vida... No hay nada de malo en ello, no hay nada de bueno. Es algo que está ahí. Nuestros sentimientos lo están. Nadie debería estar obligado a vivir sino lo desea, pero creo desde luego en que han de quemarse todos los cartuchos porque quizás no ha contemplado todas las perspectivas.
    No digo que sea fácil, solamente que "es".

    Qué puedo decir yo...

    Tienes que curarte a ti misma. Empezar de cero. Romper con esos viejos hábitos y sobre todo... alejarte de lo que te hace daño.

    No digo que sea fácil...

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces, cuando nos sentimos tan mal, cuando parece que nada nos sale a derecha, cuando nos arrebatan algo que es ''nuestro'' y que queremos con toda el alma, no podemos evitar sentir deseos de suicidios de que todo acabe y de que llegue la calma.

    Pero a veces también he pensado que es más fácil tirar abajo miles de construcciones echas en cuanto a un futuro próximo (o no tan próximos), con alguien...que construir.

    Y Cuando me encuentro así, pienso que quizás podría ser peor, quizás podría ser mucho peor incluso el otro lado, e incluso allí ni siquiera tendríamos calma, de que hay personas peores, lugares peores y de que más vale pelear y luchar ...luchar hasta el final con todas nuestras mejores armas y esto, esta vida que es un chiste al fin y al cabo mal contado... será efímera quizás, pero llena de pequeños grandes ratitos que en realidad son los que valen la pena.
    Quédate con aquellas personas que verdaderamente valgan la pena, porque al fin y al cabo esas son las que realmente te aportaran a tu vida lo que necesitas y aunque crea que lo que necesitas es algo determinado, no te ha pasado ya o te pasara mas adelante simplemente...si es para ti.
    Como último decirte algo, que decía Sabina: ''Pelearé hasta el último instante, y mi epitafio será: ''No estoy de acuerdo''.

    ResponderEliminar
  3. No nos dejas muchas opciones (abstenerse de respuestas... etc.) pero aun así pienso: primero, para la muerte siempre hay tiempo, llegar tiene que llegar, entonces, es como un solo día de fiesta en medio de un año de trabajo, disfruta a tope que al final volverás a casa a acostarte, pero ya no volverás a esa fiesta, nunca más. Aunque los pies te duelan y la cabeza te estalle, eso es ahora, cariño: mañana para ti brillará el sol, ¿te lo vas a perder? A la vuelta de la esquina hay mil sensaciones nuevas, este presente que odias será pasado y la sensación de haberte librado de él multiplicará tu bienestar. Sé que no es que te rindas sin luchar, sino que has luchado hasta creer que no puedes más, pero ¡eres valiente! ¡eres fuerte! ¡Puedes cambiar lo que te hace daño! Te lo digo yo, que lo conseguí aunque en casos diferentes, y ahora bendigo cada día aquel sufrimiento que afronté y me trajo a lo que hoy disfruto.
    Pásate por mi blog, echa un vistazo a las fotos y a ver si consigo arrancarte una sonrisa aunque sea chiquita, ¿vale?
    Muchos, muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. Lo que te voy a decir no es nada imaginativo ni de libro de autoayuda, mas bien es incorrecto y seguro que me expulsarían del colegio de psicólogos, pero me la pela.
    La idea del suicio es de cobardes, miserables y egoistas. Te has parado ha pensar la gente que se preocupa por ti, y ya no digo ni familia ni amigos, que eso de entiende, sino a estos que estamos aqui, a los que te leemos y te escribimos, gente que no te conoce, no te conocemos, no sabemos que rostro tienes, en que trabajas, que piensas del 15M, nada, no sabemos nada y a pesar de eso, mira donde estamos, dejandonos los dedos escribiendote para sacarte de ese agujero negro al que has caido tu solita, porque nadie nos tira, somos nosotros que nos abandonamos y tiramos por el camino más fácil. Haz una cosa, deja de pensar en ti, deja de mirarte al ombligo como si fueras lo unico en este mundo y escucha quien te habla, quien por experiencia sabe de lo que habla, porque ha pasado por situaciones verdaderamente dramáticas, situaciones que te arrancan el alma y miralas donde están. Levanta esa cabeza y despega la mirada del suelo de una vez.
    Yo desearía morir el día que este en una cama y no pueda ni rascarme la nariz, ese día, donde ya no dependa de mi, eso es una situación extrema y dramática...y no creo que sea la tuya verdad? En ese caso extremo, sólo en ese, yo decidiré, jamás dejaré que nadie decida indirectamente cuando tengo que morir, nadie me manipulará inconscientemente para eso.

    Espabila porque te quedan muchas cosas por hacer, muchas risas y muchos llantos tambien, pero respirando, esto no es fácil, nadie dijo que lo fuese, pero estamos aquí y es lo que hay.

    Y menuda charla...

    ResponderEliminar
  5. Y disculpa el tono y la manera de hablarte, porque no tengo confianza para eso y quizás no sea lo más adecuado en esta situación, pero es lo que me sale leyéndote, una rabia inmensa...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. De nuevo identifico el sentir que expresas, recordando cosas mías. Creo que es cuestión de que de verdad desees cambiar... créeme me levanto y vuelvo a caer, es frustrante pero no me he rendido, confieso que estoy harto pero no me quedare en el suelo.

    Esto es algo que me escribí mientras me veía al espejo... es un reclamo a mi mismo. http://gritos-inconscientes.blogspot.com/2011/07/puedes-responderme.html

    Solo ten en mente que no he tirado la toalla, espero que tu tampoco lo hagas.

    ResponderEliminar
  7. Si dejamos la metafísica a un lado, yo digo que lo que queda es mucho que follar. Mucha estimulación que probar, en todos los sentidos.

    ResponderEliminar
  8. Te habla uno con experiencia en esto... unos diez intentos autolíticos... 3 veces en la UCI y demás historial... al dato. Todos tenemos derecho a elegir... pero te lo digo despues de 3 añitos de lucha (la última vez)... gracias a dios (o a lo que sea) que sigo vivo, van viniendo cosas maravillosas a mi vida y aunque tenemos momentos de dudas, de muchas dudas... es mejor buscar un sitio a oscuras, solo, tumbado y llorar, pegarse contra las paredes, gritar o lo que sea que necesites en ese momento y salir... poco a poco, sin ataduras, sin demasiadas responsabilidades... si puede ser de la mano, mejor... que pasado mañana, no sabes lo que te espera a la vuelta de la esquina. Y tienes el 50% de posibilidades de que sea algo cojonudo... como bien dice Ina... quizás un buen polvo basta a veces... un abrazo y si que se pase pronto, pero no olvides saludarle con respeto, quizás vuelva y es mejor tenerle como amigo que como enemigo (me refiero al MAL MOMENTO)... lo dicho.. un fuerte abrazo de amigo

    ResponderEliminar
  9. No hay razón para no morir, pero ¡Qué miedo! Cuándo uno piensa en el suicidio es que admite la derrota. Quieres decir, ok ya perdí, déjenme en paz, vida, déjame en paz. Pero, ¿Y qué tal que después de la muerte tenemos que librar otras batallas, otras sorpresas, otros desconciertos y una soledad más grande?

    Creo que es mejor quedarnos en lo conocido. Si uno tuviera alguna certeza con la muerte. Si hubiera algo seguro, yo ya me habría suicidado.

    Muchas veces he querido perder una batalla que jamás quise luchar, no tengo ego, no es baja autoestima, es solo que no me importa. Pero, la vida, el más alla o sabe qué, no nos deja.

    No creo que morir sea la solución, puede ser peor.

    Creo que esto te hará sentir más mal. Lo siento.
    Bueno, al menos te sigo. Quizá así, compartiendo con gente con el mismo sentimiento, la soledad es menos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Vuelve, por favor, te echamos de menos...
    Espero que estés bien, tu última entrada no deja mucha tranquilidad.
    Un beso y cuídate.

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que se ve que la vida te a tratado muy mal y te ha hecho refugiarte en las drogas y el alcohol hasta que te ha dominado,y te das asco de ti misma ,por eso creo que es muy difícil,darte un consejo porque el primero sería que empezaras a quererte a ti misma,a creer en ti,a que querer es poder,pero claro teniendo una vida tan complicada como seguro que es la tuya es muy difícil levantar el vuelo.
    Bueno no se si te servirá pero espero que te anime un poco.
    Te aconsejaría que aprendas a quererte y que tengas esperanza en ti misma,que busques algo positivo de ti misma que seguro que lo tienes,aunque no lo creas seguro que eres una gran persona,lo que pasa es que no te has querido mucho nunca.

    ResponderEliminar
  12. Si no lo has hecho ya, aun no has llegado al límite. Sigues viva.. Si no has llegado al límite, puedes pensar en ello mañana.. Nadie te impedirá pensar en ello mañana. A pesar de quienes te llamen egoísta, por no pensar en los demás, porque apelan al dolor q causarás, y no ven en ellos mismos el mismo egoísmo del q hablan, al no pensar en tu dolor... y a pesar de todos los q tratan de imponer su voluntad, sobre nuestra innata libertad y poner barreras de lógica maltrecha, de embustes mal disfrazados, de ideas implantadas durante siglos y siglos de moral esclavizada... a pesar de los q traten de secuestrarte... lo cierto es q podrás hacerlo mañana, si tú quieres, puedes pensar en ello mañana. Porque si sigues aquí, aun no has llegado al límite. Duele, pero puedes soportarlo. Tal vez mires alrededor, y no encuentres quien comparta lo q sientes, el dolor inmenso, o la derrota completa, esa caída de algo dentro, q desciende y desciende, mientras sólo dejas q se deslice y caiga, y muera, cansada y con motivos sobrados, como para impedir q caiga y caiga.. Tal vez, mires alrededor y no cruces la mirada, con nadie q pueda entender, cuan grande es el dolor, lo inmenso q es... pero si sigues aquí, entonces, todavía no ha sido grande suficiente para matarte. Será inmenso, será muy grande, pero parece q tú lo eres un poco más.. Puedes pensar en ello mañana. Ninguno te impediremos hacerlo mañana. Cuando quieras, cuando llegues al límite. Porque si sigues aquí aun no has llegado allí..
    Sólo se suicidan los optimistas.. Fuera de metafísica, de creencias sin sentido o imposibles de probar, irse es creer q habrá algo mejor, aunq simplemente sea nada, o el vacío, o el fin de la conciencia y simplemente quieras no pensar, no sentir, o paz.. Lo único cierto es q no habrá vuelta atrás.. Piensalo... pero no hagas hoy lo q puedas hacer mañana, si no estás segura. Nadie te va a impedir q hagas lo q desees hacer cuando desees hacerlo. Mañana podrás hacer, pero no vas a poder deshacer..
    Tal vez pienses q no hay mañana. Q no hay mañana para ti. Cruza ese puente cuando llegues a él. Si te encuentras con un dolor tan grande, con algo tan inmenso, más inmenso q tú, seguirás siendo libre, podrás hacer lo q desees. Pero no dejes q un mañana incierto, te mate por miedo. Por miedo al dolor, por miedo a estar sola...

    ResponderEliminar